Las fuerzas del trabajo: los comunistas en el movimiento obrero durante el franquismo

TALLER DE HISTORIA DEL PCE "MARUSIA"


Rubén Vega García
[1]

El PCE había mantenido hasta la guerra civil una política sindical errática, sujeta a los giros marcados desde la Komintern. Desde los iniciales intentso de bolchevización de los sindicatos UGT y CNT y la posterior participación en los sindicatos únicos a la creación de una central propia -la CGTU- ya en tiempos de la II República, hasta desembocar en la integración en la UGT, los comunistas realizan en el movimiento obrero un recorrido jalonado de expulsiones, escisiones y enfrentamientos que nunca llegan a tener por fruto ni la hegemonía dentro de cualquiera de las dos organizaciones históricas ni la consolidación de una fuerza propia que esté en condiciones de disputar las bases de sus rivales. La disolución de la CGTU para entrar en la UGT, enmarcada en la política de unidad orgánica del proletariado que da lugar también a la constitución de las JSU, deja patente la posición de inferioridad desde la cual realizan los comunistas el proceso unitario, renunciando a sus propias siglas para adoptar las ajenas.[2] La guerra ivil daráoportunidad de aumentar la influencia comunista en el seno de la UGT, pero, tras la derrota de 1939, estos progresos no resultan suficientes para permitir que se salde con éxito la disputa por el control del sindicato sostenida con los socialistas, a pesar de las divisiones que persisten entre éstos. De este modo, una vez perdida la partida en la pugna por la titularidad d ela UGT y el bagaje histórico que ésta representa, los comunistas se encontrarán sin una referencia sindical a la que adscribirse. Paradójicamente, en las condiciones impuestas por la dictadura franquista, esta carencia puede ser considerada una ventaja a la hora de adaptarse a las nuevas formas que el movimiento obrero va tomando y que se revelan escasamente compatibles con el sostenimiento de estructuras sindicales clandetsinas. El PCE no precisa de velar por la pervivencia d euna cnetral ni aferrarse a unas siglas determinadas y tiene las manos libres para ensayar fórmulas más flexibles y unitarias como las que a partir de los cincuenta proporcionan las comisiones obreras. (...)

[1] VEGA GARCÍA, Rubén: “Las fuerzas del trabajo: los comunistas en el movimiento obrero durante el franquismo”. En: En BUENO, Manuel y GÁLVEZ, Sergio (Editores): Nosotros los comunistas. Memoria, identidad e historia social. Madrid-Sevilla, Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM)-Atrapasueños, 2009, pp. 309-363[2] SANTIDRIÁN ARIAS, Víctor, Comunismo y sindicalismo en la España del siglo XX (1920-1936), Madrid, Fundación 1º de Mayo, Documentos de Trabajo, 1/2006 (www.1mayo.org).

No hay comentarios:

Publicar un comentario